Ya lo había avisado, y finalmente lo he hecho: me he cambiado de Vodafone a Simyo gracias a una oferta de portabilidad con la cual he podido comprar el módem USB Huawei E220 HSDPA por 99 euros con 50 euros en llamadas o tráfico de datos. Hacía tiempo que estaba pensando en una oferta de este tipo, y creo que Simyo era la que más se adaptaba a mis necesidades. Viajo ocasionalmente y la mayoría de las veces tengo que estar “conectado” o al menos tener esa posibilidad por trabajo, de modo que tener una solución sencilla y más o menos barata era ya importante.

El módem y la tarjetita SIM me llegaron hace unos días, pero Vodafone no hacía efectiva la liberación hasta hoy, de modo que esta mañana ha sido el momento en el que ha aparecido el mensajito “Sin servicio” en el iPhone que claramente indicaba que se acabaron las llamadas con esta operadora. Así que tras activar la SIM de Simyo con una primera llamada (te envían un mensaje para confirmar que todo ha ido OK, aunque no lo veo muy necesario) me he puesto a probar ávidamente la conexión 3G desde el módem USB de Huawei.

El módem incluye dos cables, uno de miniUSB a USB y otro de miniUSB a dos conectores USB, el segundo de ellos para suministrar más corriente al mismo. Las buenas noticias son que aunque en las especificaciones se indica que son necesarios puertos USB 2.0, he probado este “cable bífido” con mi viejo portátil con dos puertos USB 1.1, y el módem ha funcionado a la perfección, todo un alivio. Las pruebas las he realizado sobre Windows Vista, y tanto en este sistema como en XP (el del portátil) la instalación es muy sencilla, y de hecho el propio módem incluye un autoejecutable que permite instalar tanto los controladores como el software, llamado Mobile Partner, que está bastante bien resuelto.

Eso sí, inicialmente no hay disponible ningún perfil de conexión, que es lo que nos permite establecer con quién nos queremos enchufar mediante la conectividad 3G. Aquí simplemente habrá que ir al apartado “Herramientas/Opciones/Administrador de perfiles“, y una vez allí crear uno nuevo que se puede llamar como queráis y que en un alarde de originalidad yo he llamado “Simyo“.

Aquí es donde tendréis que introducir el único dato necesario para la conexión, que es el APN (Acces Point Name), que es el punto de acceso GPRS/3G al que se conecta el móvil/módem USB  en las conexiones de datos que siguen estos estándares. Pues bien en el caso de Simyo sólo tendréis que introducir ese servidor, sin usuario ni contraseña adicionales, es decir:

APN: gprs-service.com (además hay que activar la casilla “Estáticos”)
Usuario: vacío
Contraseña: vacío

Tras lo cual ya dispondréis de un perfil válido para conectaros a Internet desde el módem USB HSDPA. Me he lanzado a hacer unas cuantas pruebas de velocidad de conexión, y las cifras son las que me esperaba en el lugar donde las he realizado, en Madrid capital.

Las tres primeras pruebas las he realizado con Speedtest.net apuntando a San Francisco, Madrid, y Bruselas, mientras que la cuarta es la prueba de velocidad de ADSLZone. Las velocidades de descarga no están mal, sobre todo si uno está por aquí: 600-700 Kbps de media (75-90 Kbytes por segundo) es una cifra muy respetable, mientras que en la subida habrá que conformarse con los 80-150 Kbps (10-20 Kbytes por segundo) que no están tampoco nada mal si quiero publicar allí donde esté. Así que a expensas de la cobertura que luego encuentre por ahí, estoy muy contento con la decisión.

Si alguno tenéis Simyo, me gustaría saber si hay alguna utilidad para controlar el gasto en descarga de datos. La tarifa de 1 euro al día con límite de 100 Mbytes me parece muy decente, pero aparte del panel de la utilidad Mobile Partner, no hay otras formas de ver cuánto llevas, y quizás haya alguna manera de poner alarmas antes de que la cosa se dispare. ¿Ideas?