Tecnología

Nokia 3310: el teléfono inmortal

No recuerdo cuál era el modelo exacto, pero sí que mi padre tuvo un Nokia con unos altavoces increíbles. Yo diría que el edificio entero se enteraba de cuando le llamaban, pero aquel prodigio tecnológico (para la época) también tenía otras ventajas compartidas por los dispositivos de la época.

Entre otras, claro, la de una batería que parecía no morir nunca. Rollo ‘Los Inmortales’, ya sabéis. Si Connor MacLeod hubiera tenido móvil, hubiera sido este fijo. Por cierto, qué peliculón. Top.

El caso es que hay quien sigue utilizando este tipo de teléfonos. Un viejo amigo (¡Pérez!) aguantó el tirón durante bastantes años, y mantuvo un Nokia de este estilo (no sé si era este modelo concreto) hasta que se dio cuenta de que lo que quería no era un nuevo teléfono, sino una cámara con la que además pudiera hacer llamadas. Ese fue el argumento de su rendición, porque dudo de que de lo contrario hubiera claudicado.

Estos días el indestructible Nokia 3310 de hecho volvía a la actualidad. Lo hacía de la mano de un usuario británico que contaba cómo llevaba 17 años usándolo y aguantando las pullas de los colegas. Quien ha resistido todo ese tiempo está claro que tiene argumentos de sobra para ser ya invulnerable ante cualquier crítica o sugerencia, pero es que algunos de ellos podrían convencernos a los demás de que un Nokia 3310 es precisamente lo que necesitamos en nuestras vidas.

Se ha escrito y se seguirá escribiendo sobre el tema, entre otras cosas porque un minizapatófono de este estilo te permite escapar de la vorágine digital y, como decían en The Guardian, recuperar tu vida. Podrías decirle adiós hasta luego a las redes sociales y al WhatsApp, algo que para mucha gente probablemente sería como quitarle el sentido a la vida.

Pero podrías hacerlo, y de hecho ha habido ideas curiosas para que uno se desintoxique un poco de esa dependencia del móvil. Están los “feature phone 3.0“, móviles sin capacidades “smart” que básicamente heredan las virtudes de aquellos viejos Nokia y que las adaptan a los tiempos modernos con alguna mejora de agradecer como tener más espacio para que al menos sí puedas escuchar música (esto sí se permite). Es por ejemplo lo que se logra con el Punkt MP 01, un producto de lo más gracioso cuyo lema es que te centres. Quita todo lo “accesorio” de los smartphones, y te ofrece un teléfono hiperbásico pero eso sí, envuelto en un halo molón que tiene un precio escandaloso: 295 euros. Uf.

The NoPhone

Más gracioso es el NoPhone, que es precisamente lo que indica el nombre. Un bloque de pástico con el tamaño y forma de un smartphone, pero que es solo esto. Un absurdo  y estúpido bloque para que al menos tengas la sensación de que llevas algo en el bolsillo. Es como los palillos para los fumadores, una forma de engañar a nuestra mente para que esté tranquila, supongo.

The NoPhone Air

La idea es que te ayude a desintoxicarte, una idea genial con la que sus creadores se han reído de todos nosotros y que han llevado a otros límites con el NoPhone Air, del que solo te enseñan el paquete en el que está porque, atención, dentro no hay nada. Bueno, sí, hay aire. Aire que no hace fotos, que no almacena datos y que no tiene ni WiFi ni auriculares. Es “el teléfono invisible para gente que usa mucho su teléfono“. Un regalo perfecto (5 dólares) para adictos a estos rectángulos que dominan nuestra vida y a los que deberíamos prestar algo menos de atención.

Lo más gracioso de estos simpáticos teléfonos es que tienen más sentido del que creemos. Estos dos últimos son un recordatorio de hasta dónde hemos llegado, pero tanto el modelo de Punkt como el Nokia 3310 son un recurso mucho más útil de lo que creemos. No para luchar contra el paso del tiempo o las redes sociales, no. Para luchar contra los ataques a nuestra privacidad.

De hecho deberíais compraros uno de estos Nokia 3310 si os vais de viaje por ahí a sitios en los que vuestros datos y privacidad estén en riesgo. Pongamos por ejemplo, un dos tres responda otra vez, a Estados Unidos, ese país en el que están planteando pedirte las contraseñas de Instagram o Facebook. Ya sabéis, para ver si eres o te relacionas con terroristas (porque alguien va a presumir de eso allí) cuando pases por sus aduanas. Que es precisamente por lo que si viajas allí o a otros países con este tipo de políticas lo mejor que puedas hacer es no llevarte cacharros.

Si lo haces, no te lleves los que usas normalmente, claro. Usa un portátil o un móvil de batalla, formateado y totalmente limpio, sin que los hayas usado apenas, y en los que desde luego no te hayas metido en tus redes sociales. Os diría que el portátil lo usárais con Tails o alguna distro del estilo, pero eso igual es hasta sospechoso. No. Tirad con un netbook de hace 10 años con Windows XP (o mejor, un Windows Me, para putear machacar al personal). Si os paran y quieren analizarlo dadles contraseña de acceso amablemente. A ver si logran analizar algo, ale. Y con el móvil tres cuartos de lo mismo: ese Nokia 3310 de turno puede hacer maravillas para que paséis alegremente por los controles aduaneros. Y si queréis hacer fotos en el viaje comprad una cámara, sacad las fotos, enviároslas por WeTransfer en un fichero cifrado, devolved la cámara y ale, tendréis vuestro dinero de vuelta y fotos estupendas de todos modos. Hay muchas formas de hacer la puñeta al personal que quiere cotillearlo todo con la excusa de que todos somos culpables hasta que se demuestre lo contrario, así que aplicaos el cuento.

Lo dicho. Comprad un Nokia 3310. La inmortalidad solo os costará 12,63 euros en Aliexpress. Quién lo hubiera dicho, ¿eh?


Incognichollos

Hoy más incognichollos, pero en formato breve. A ver qué os parece, hay alguno bastante majo.

¿Quieres recibir un correo de aviso cuando publique nuevas entradas?

Standard

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

2 comentarios en “Nokia 3310: el teléfono inmortal

  1. Precisamente hace no mucho hablaba con un compañero sobre este tema, de la locura en la que hemos entrado con el tema de los smartphones, de nada ha servido puesto que el sábado recogí mi nuevo iphone 7 de 128 gb, es decir, ya no puedo comulgar con el ejemplo, si bien es cierto que llevo mucho tiempo tanteando la posibilidad de transformarme en un ermitaño digital y recurrir a algún Nokia como el 3310, de hecho tengo varios en mi casa, son de mi suegro que ha tenido bastantes modelos y los ha conservado intactos. Pero claro, empiezas que si app para el Garmin, app para música, podcast, mensajería… bla, bla, bla, cámara de fotos… en fin.

    Otra cosa es como dice Uxío, un movil para perderte por de viaje unos días y no depender de un punto de carga, para eso son perfectos, yo cuando hago mis escapadas a la montaña siempre me llevo un sony ericcson w205i, nunca me ha dejado tirado, pero es innegable que cuando salgo a correr tengo que llevarme mi smartphone para que mi señora, quien se queda esperando en casa a ver si regreso con vida, pueda seguir el track de mis aspiraciones de ser un Kilian Jornet o un Anton krupicka de la vida.

    En fin, un saludo y estad atentos que puede que en breve venda un flamante Iphone 7 128gb negro mate a buen precio xDD