Tecnología

Mi primera (¿y última?) crítica culinaria

Vaya por delante que a mis 42 castañas sigo disfrutando de un whopper como si tuviera 15. Soy facilito a la hora de comer: un buen entrecot poco hecho es la máxima expresión del placer culinario para mí, y asisto con incredulidad e incomprensión a esa afición que la inmensa mayoría de mis conocidos y amigos comparten por los restaurantes que le venden a uno más “experiencias” que “comida”. 

Ayer tuve la oportunidad de asistir -no elegí yo- a uno de ellos. Le Cocó, en pleno Chueca, ya me daba malas vibraciones por el nombrecito. A primera vista todo como muy hipster: la decoración era “ideal” (esto, lógicamente, no lo dije yo) y todo eran detallitos en esa línea: cajas de fruta de madera reaprovechadas como estanterías, bombillas vintage, paredes de ladrillo visto con una descuidada (y estudiada, supongo) mano de pintura blanca y vajilla estilo pueblo. O algo así. Todo muy in, supongo. O muy cool. O lo que sea.

Los cuatro asistentes -era una celebración familiar con dos de mis hermanitas y mi hermano- nos sentamos en la mesa asignada, y empezamos a disfrutar del espectáculo. Nos dan la carta en una carpeta de estas de sujetar folios con una pinza. Muy in también (supongo), aunque no lo fuera tanto que la carta fueran cuatro fotocopias bastante cutres y bastante hechas polvo. La oferta era más bien escasa: 10 o 12 entrantes, 3 ensaladas, y un puñado de carnes y pescados. Los precios se situaban aparentemente en lo que podría esperarse. Una ensalada verde, 9,50 euros. Unos huevos rotos con foie, 9,50 euros. Un steak tartar, 14 euros. Lo normal en estos sitios. Ya me olía lo que se avecinaba. 

Pedimos y llega el aperitivo: una bandeja de pan muy in (metálica, como militar, no sé) y un detalle que fue probablemente el único que me moló: un cubo de madera con un gigatesco bolón de mantequilla salada para picotear hasta que llegan los platos. Para alguien que como yo se podría alimentar toda su vida a base de pan y mantequilla salada, eso casi hubiera podido servir para ponerle un 10 al local. Fue entonces cuando me planteé cancelar el pedido y decirles a mis hermanos que nos dejaran el cubo y nos fueran trayendo más pan hasta que nos hartáramos.

Hubiera sido una sabia decisión.

Llegan las bebidas, y nos traen una cerveza, un vino y dos aguas (una para mi). Las botellas de agua abiertas, y al ver el vino pregunto si puedo cambiar por un vino tras pensarlo mejor. La camarera, muy in ella y con ese aire de camarera a la que tienes que dar las gracias por tener el detalle de atenderte, me dice que me puede traer el vino además, pero que el agua ya está abierta. 

Como soy muy educado me callo, pero… ¿por qué me traes el agua ya abierta? ¿Cómo sé que la botellita in no la has rellenado con agua del grifo y me la cobras a precio de los manantiales de Islandia?

Proseguimos a lo nuestro. Entre anécdota y anécdota familiar -si no quedáis solo entre hermanos (sin niños y pareja) de cuando en cuando, hacedlo- llegan los primeros capítulos de esta experiencia de sensaciones en la que quieren convertir la cena. El pulpo a la gallega (12,50 euros creo recordar) consiste en cinco (5) trozos de pulpo bañados en una especie de crema de patata (yo eso en Galicia no lo he visto nunca, pero en fin) y coronados con lo que yo diría que es piel de patata cocida o algo así. Muy in. Los chipirones (11 euros, creo) consisten en cinco (5) chipirones en perfecta formación militar en una salsa al pesto. Ambos platos en bandejas que sugieren que por poder podían haber puesto 10 veces más esa cantidad. Pero aquí te venden sensations. Y no pueden poner cuatro trozos u ocho (que hubiera sido un detalle, somos cuatro comensales). Te ponen cinco, para joder. 

Empiezan las bromas. Nos tomamos cada uno nuestro chipirón y nuestro trozo de pulpo en modo degustación. Ya sabéis, aquí se viene a saborear, no a deglutir. Saboreo y me quedo bastante frío. El pulpo poco cocido para mi gusto, y el chipirón demasiado hecho, aunque la salsa al pesto le salva un poco. Los hermanos nos comportamos como caballeros y cedemos el trozo de pulpo y el chipirón restantes a nuestras hermanas. Más risas. 

Llega la ensalada verde (9,50 euros, con queso de cabra, membrillo, rúcula, canónigos, y alguna cosita más). Decente, la verdad, La devoramos entre los cuatro y aparece el plato estrella: los espárragos trigueros en tempura con salsa romesco (9,50 euros) aparecen ante nosotros con ambición: seis espárragos seis, acompañados de un tarrito con la citada salsa, en una bandeja a la que parecía faltarle algo. Como comida, por ejemplo. 

Los espárragos están crujientes, rollo tempura, pero de nuevo, demasiado hechos para mi gusto. Me como uno. Bromas tipo “estoy a tope“. Quedan dos en el plato y uno de mis hermanos parte uno por la mitad. Yo digo “voy a hacer una locura” y me tomo la revancha de los chipirones. Cojo un segundo espárrago solo para mí. Para mí. Lo degusto. Muy hecho. Pero da igual. Es mi espárrago triguero. Más risas. El espectáculo de las sensations funciona porque al menos nos está haciendo reír a carcajadas. Por no llorar, supongo. 

Últimos dos platos a compartir. El primero, unos huevos rotos con foie (9,50). Deberían ponerlo en singular. Es un huevo roto. Por debajo, eso sí, muchas patatas para mi gusto pasadas. Aquí debo decir que creo que jamás he probado mejores patatas fritas que las del McDonalds (cuando están recién hechas, ojo). Así es mi paladar, chicos. El plato, eso sí, es el más generoso con diferencia de todo el repertorio anterior. Rompo el huevo (estaba intacto, gracias al cielo) y las patatas para hacer el tradicional revuelto, y nos abalanzamos para aplacar esa sensation de hambre (pero una sensation ideal, eso sí) que habían dejado los platos anteriores. Decente, aunque un huevo con patatas no suele tener trampa ni cartón (afortunadamente). Y luego llegan los tentáculos de calamar (9 euros, creo de nuevo) con el correspondiente tarrito de salsa. Aquí de nuevo se ve intención de saciar el hambre: nos han puesto un puñado de tentaculitos (ni siquiera me esforcé en contarlos, supongo que había más de 10 y preferí empezar a comer), y nos los acabamos en un pliqui. Para mi gusto, muy hechos y secos. Va a parecer que me gusta comérmelo todo vivo y crudo, pero nada más lejos de la realidad. Lo que pasa es que creo que un calamar debe tener cierto toque tierno a mar, rollo cartilaginoso más bien. No a zapatilla. 

Más risas. Cómete tú el último. No, tú. No tú, mujer. Oye, no te dejes esas tres patatas. Etc. Nos preguntan si queremos postre. Mi hermano y una de mis hermanas se piden una tarta de la abuela (dulce de leche, chocolate, bizcocho) para compartir. Mi otra hermana y yo preferimos asistir al espectáculo. Llega la tarta, de la que eso sí probamos un poquito. Está rica, ciertamente.

Y entonces es cuando llega la que supongo es la gerente o encargada de turno del local, y en plan novia de la boda nos pregunta que qué tal todo. “Estupendo”, le decimos. La educación nos puede. Al menos a mi me puede, porque luego descubro que soy el único que no piensa eso. Pero la chica no lo deja ahí y añade “¿Y habéis podido con la tarta de la abuela?“. Risas incómodas y un “sí, uf” es todo lo que nos sale antes de explotar en carcajadas unos adecuados segundos después de que desaparezca. Risas y más risas. 

Pero por supuesto, quien ríe el último ríe mejor. 

Pedimos la cuenta. 89,75 euros por esos seis platos a compartir, tres vinos, dos cervezas, dos aguas y una ración de tarta de la abuela. Creo que no me dejo nada. La gerente, la camarera in, el cocinero y el dueño del local están probablemente riéndose a carcajadas. De nosotros y de todos los comensales que han pagado 12 euros por 5 trozos de pulpo o 9,50 por 6 espárragos. El margen de beneficio debe ser acojonante -y perdonadme la expresión, pero sé de qué hablo, soy co-propietario de un 100 Montaditos- y además todo cuadra: el público es tan educado y quiere estar tan integrado en ese círculo tan ideal y tan sensational de gente in que nadie tiene queja alguna. A nosotros en nuestro local los jovencitos de 19 años (qué futuro nos espera) nos ponen hojas de reclamaciones por intuir que un camarero les ha puesto mala cara. Así que imaginad la diferencia de clientela. 

Dos conclusiones tras la cena. La primera, que creo que yo solito hubiera podido comerme lo que pedimos entre los cuatro (o casi). La segunda, que hubiera disfrutado mucho más de un buen whopper, me hubiera quedado igual de satisfecho (o más), y me hubiera ahorrado un pastizal.

Pero oye, puedo decir que he ido a cenar en Le Cocó. Muy in. Sensations.

Aviso: Es evidente que la crítica no podía ser muy distinta teniendo en cuenta mis preferencias culinarias, y aquí debo decir que mis hermanas y hermano salieron contentos de la cena. Así que no toméis la crítica culinaria demasiado en serio: es tan solo mi opinión, y sé que aquí estoy en franca minoría y que este tipo de sitios le encantan a la mayoría de la gente. Respect.

Actualización (31/05/2015): como indica Ángel en los comentarios, hay un monólogo de Leo Harlem que refleja de forma genial esta situación, así que ahí lo dejo. ¡Gracias!


Incognichollos

Esta es una selección con las mejores ofertas tecnológicas actualizadas casi diariamente, como expliqué aquí.

  • Xiaomi Air 12: el portátil “bajo de gama” de Xiaomi es una maravilla como ya visteis en el análisis, y sigue a precio brutal, 430 euros en GearBest con el cupón GB3RDAir12
  • Chuwi Hi12: el tablet convertible de Chuwi sigue siendo una buena alternativa ultra-barata a los Surface Pro de Microsoft. Con un Atom Z8350, Windows 10 y Android 5.1, pantalla 1440p, 4 GB de RAM y 64 Gb de capacidad, además de salida HDMI . Lo tenéis a 201,44 euros en GearBest con el cupón chuwiGB3RD03. Ni se os ocurra comprarlo sin el teclado, que está a 40,64 euros
  • Xiaomi Mi Mix: el súper-telefonazo de Xiaomi sin bordes y que ha conquistado a la industria y la crítica (en Xataka nos alucinó) está de rebajas, sobre todo ahora que se acercan los grandes competidores. Lo tienen a 576,87 euros en GearBest con el cupón MIXS.
  • Logitech K400 Plus: yo uso a diario el modelo “no Plus” y estoy encantado. Este es mucho mejor, y está a la mitad de precio chavales: 24,95 euros en Amazon (49% dto.)
  • NAS Xiaomi R1D AC WiFi: atentos a este NAS de lo más llamativo que además de ser un router con WiFi 802.11ac incluye (flipad) un disco duro de 1 TB. Yo ya tengo NAS y sabéis que lo adoro, así que no tardéis mucho. Ha bajado desde ayer, ahora está a 72,90 euros en GearBest. Uauh.
  • Xiaomi Mi Max 128 GB: este modelo cuenta con un Snapdragon 652 que cumple bien, pero atentos a esas 6,44 pulgadas (manos pequeñas no, gracias) y una batería inacabable. El precio, 247,22 euros en GearBest
  • Garmin Forerunner 235: el reloj con pulsómetro para deportistas, a buen precio: 234 euros en Amazon (33% dto.)
  • iPhone 7 32 GB: el modelo negro está a precio desconocido, el vendedor tiene muy buena reputación en eBay, así que si vais a por uno, gran opción: 535 euros en eBay (no es completamente nuevo, ojo).  Y si preferís un modelo aún más barato, el iPhone 6 reacondicionado está a 299 euros en eBay también.
  • Xiaomi Mi Note 128 GB: un superteléfono de este fabricante con 5,7 pulgadas “curvas” (no tanto como el S7 Edge), 6 GB de RAM, 128 GB de ROM, un Snapdragon 821 y una cámara de 23 Mpíxeles. Su precio, el más bajo de hace mucho, 487,47 euros en Banggood con el cupón KIMOVILNOTE2
  • Extensor WiFi Belkin: si no te llega bien la WiFi en casa, este aparatito podría darte bastante vidilla. A 17,90 euros en Amazon (49% dto.)
  • Xiaomi Mi5s 64 GB: con un Snapdragon 821 a tope, 6 GB de RAM y 64 GB de capacidad, lo tenéis a 244,14 euros en Banggood con el cupón XYmi5s64. 
  • Xiaomi Mi 5 64 GB: es la versión anterior con un Snapdragon 820, algo menos eficiente pero igualmente destacable. El precio es fantástico. De verdad. Pero de verdad de la buena. 210,60 euros en GearBest con el cupón mi5GB32
  • Xiaomi Redmi 4 32 GB: más modesto pero que se porta bien con su Snapdragon 625, sus 3 GB de RAM y sus 32 GB ampliables vía micro SD. A eso le añadimos la cámara de 13 Mpíxeles y una batería bastante brutal de 4.100 mAh y ale, a tirar millas. Buena opción sobre todo a este precio: 127,27 euros en GearBest con el cupón Redmi4R
  • Lenovo Ideapad 310-15ABR: un potente 15,6 pulgadas que puede ser buen acompañante incluso para jugones. La CPU es de AMD (un A10-9600P), pero además viene acompañada por 12 GB de RAM (ole), 1 TB de disco (lástima, nada de SSD), gráfica Radeon R5 M430 con 2 GB de VRAM, y una licencia de un año de Office 365. Nada mal por 499 euros en Amazon
  • Microsoft Surface Pro 4: mucho más llamativo por sus prestaciones es este tablet convertible que icluye el stylus, el teclado y la licencia de Office 365 de un año. Con un Core i5, 4 GB de RAM y 128 GB de SSD el producto está de promoción, 350 euros por debajo de su precio normal. Lo tienen en Amazon por 899 euros
  • Grabadora externa DVD-R CD-RW Topop: os aseguro que este periférico puede veniros muy bien en algún apuro (yo compré una hace poco), y a este precio tener un lector/grabadora de CDs y DVDs cuando ya es difícil acceder a equipos con esa opción integrada mola. Está a 11,04 euros en Amazon (68% dto.)
  • Sennheiser Momentum 2.0: auriculares de lujo a buen precio, 119 euros en Amazon (40% dto.)
  • Logitech G810 Orion Spectrum: el teclado gaming está de rebaja si lo compráis en Francia: en Amazon.fr está a 81,99 euros (en Amazon.es está a 135 euros). Los gastos de envío son mínimos, no es mala opción. 

¿Quieres recibir un correo de aviso cuando publique nuevas entradas?

Standard

31 comentarios en “Mi primera (¿y última?) crítica culinaria

  1. Madre mía, desgraciadamente en cualquier sitio (con todos mis respetos) intentan embarcarse en el barco de la “alta cocina” piensan que con poner poca cantidad de manera “moderna” llega. En fin, tiempos en los que nos toca vivir xD

  2. Oletros dice:

    Aunque tus gustos culinarios fueran otros la crítica no debería ser muy distinta.

    Con el rollo de lo in y hipster me parece que hay muchos “restauradores” que toman por gilipollas a los clientes y se deben partir de risa.

    Como los sitios en las Ramblas de Barcelona que cobran 9 euros por una caña y 20 euros por una paella de Paellador

    • Yep. En otra división están los locales para turistas en zonas céntricas tanto aquí como en cualquier otro lado que clavan por comidas típicas cuando su calidad es telita y su precio telaza.

  3. Eduardo dice:

    Hola Javi,

    Yo vivo en Barcelona y, por desgracia para mi (no para mucha otra gente), este tipo de locales abundan demasiado. Vaya por delante que me gusta mucho comer bien, lo que no significa que me guste comer caro.

    Hay muchos restaurantes que ofrecen “experiencias culinarias” que son dignas de mención y las pagas, y merece mucho la pena pagar por ellas. El problema son los restaurantes de tres al cuarto que se aprovechan de las personas que disfrutan de estas “experiencias culinarias” para ofrecer comida de baja calidad a un precio normalmente desorbitado (para la calidad ofrecida) y todo ello escondido en un ambiente de modernidad y engañosa sofisticación.

    Personalmente, si voy a un restaurante y no me gusta lo reconozco, sin embargo no todo el mundo es capaz de hacerlo. No sé por qué es tan difícil. Será que no soy suficientemente”cool”.

    Para gustos los colores, pero que no nos engañen diciendo que es modernidad y sofisticación cuando no es más que un triste sacacuartos.

    Un saludo,
    Eduardo

    • Sí que hay un poco de tontería al respecto, y también creo que por no ser el bicho raro puede que alguna gente se corte de decir lo que realmente piensa. En fin, lo mío ya está dicho 🙂

  4. la comida diferente se divide en dos:

    1. comida de “enteraos”, de “creativos” y demás fauna. Poser, estar “a la última” y demás.

    2. comida extranjera. Aprovechar las tradiciones de otros pueblos acumuladas durante siglos. For the win

    La comida es algo maravilloso. Uno de los placeres más múltiples de este mundo. Se puede viajar con el gusto y el estómago. Traducirlo a absurdeces ronda el insulto ante las otras posibilidades

    • Comer bien es una verdadera maravilla, como dices, pero para mucha gente estos conceptos tienen sentido, así que ole. Aquí como digo, respeto, que lo que a ti o a mi nos puede parecer absurdo otros lo pueden ver fantástico. Pero luego está eso de aprovecharse de esas tendencias para engañar al personal. FAIL.

    • ¡Gracias Pablo! Pues igual tengo que replantearme la línea editorial del blog 🙂 No, ya en serio, me gusta hacer este tipo de entradas de cuando en cuando, pero no es lo mío, creo. Aunque todo puede ser, ¿a que me animo y abro un blog más de ese palo? 😀

    • JEAN dice:

      Dices que no es lo tuyo, Javi, pero de verdad que lo has hecho muy bien. ¡Anímate! A veces, a los que nos gusta seguir el blog, más que seguir el contenido, lo que nos atrae es concordar con varios aspectos que presentas. En ti, créeme, muchos veríamos lo que nosotros mismos pensamos en otros temas que, generalmente, no se tocan 🙂

  5. Manuel dice:

    Menudo palo os han dado por una comida que muchos bares de raciones superan por menor precio.

    Por bastante menos comí con 3 amigos en un sitio cercano a mi casa, cuando se acercaron al Codemotion. También pillamos raciones pero con cuatro quedamos más que saciados y con más bebida nos costó menos (lo recuerdo porque les invité).

    Como ya te han dicho ahora te ofrecen comida cool en sitios hispter que buscan esa imagen a lugar hecho a retales, pero creo que deberían aclarar que son para gente gilí, que disfrutan de las sensations más que de la comida.

    Ya solo ese pulpo es un insulto a la gastronomía gallega.

    • Bueno bueno, tampoco es plan de ponerse agresivos, la gente se gasta el dinero en lo que quiere, que conste. Yo no disfruto con estas cosas: en una ocasión cené en el restaurante de Arola por invitación de prensa, y no recuerdo absolutamente nada de la comida, así que desde luego no fue la mejor cena de mi vida. Para gustos, los colores, ya se sabe.

  6. Pingback: Bocados de Actualidad (191º) | Versvs

  7. TomásGM dice:

    Excelente crítica culinaria, imprescindible para la gente que nos gusta deglutir…Ja ja , me encanta el termino que has utilizado.
    Vaya fiebre que tenemos con la cocina de diseño, y que forma de tomarnos el pelo. Vivo en Galicia , con lo que os cobraron casi os daba para la gasolina ida y vuelta , y os quedaba para ver nuestras costas comiendo un verdadero pulpo a la gallega.

  8. Pingback: Historia de un hombre duro de oído | Incognitosis

  9. Pingback: ¿Qué harías si vieras una moneda de 10 céntimos en la calle? | Incognitosis

  10. Sebas dice:

    Jajaja me parto! Qué buen review, muy bien contado whopperman!
    En cualquiero caso 23€ per capita es “muy barato” en in sitio “in”, podría haber sido peor así que no te quejes!

Comentarios cerrados