Tecnología

El CES y las prisas

El CES 2015 que se celebra como cada año en Las Vegas no comienza técnicamente hasta mañana, pero hoy es en realidad el día grande para los medios. Todas las grandes tienen hoy su evento central, y todas ellas tratarán de robarse titulares y portadas para ganar la carrera por la relevancia.

Yo no estaré ni física ni virtualmente allí. Como es lógico, en Estados Unidos les importa un pimiento que aquí sea el día más importante del año para los niños, así que desde esta tarde hasta mañana por la tarde estaré básicamente desconectado. La familia manda, pero no estoy seguro de que vaya a perderme gran cosa.

De hecho, me surgen muchas dudas sobre lo relevante que es hoy en día el CES. Una feria de la electrónica en la que ya se han empezado a ver los primeros cacharritos bastante irrelevantes, y a buen seguro veremos un porrón más durante esta semana. Esas novedades en el terreno  de la electrónica de consumo pierden gracia cuando uno espera del CES algo que no debería esperar: grandes novedades en telefonía móvil. Para eso ya tenemos el Mobile World Congress, pero los fabricantes utilizan al final ambas ferias como escaparate de sus nuevos productos. Dos actos de una misma obra que, la verdad, cansa un poco.

Y sobre todo cansa por lo absurdo del planteamiento. Aquí tengo que enlazarme a mi mismo en un post de hace dos años sobre el mismo tema. Ni Apple, ni Google, ni Amazon, ni Facebook, ni Microsoft tienen presencia en esta feria (los de Redmond parece que sí la tendrán este año, aunque por lo que sé será testimonial), y prefieren organizar sus propios eventos para dar a conocer sus novedades.

Obviamente la mayoría de empresas no tienen el poder de convocatoria que las grandes y el CES es una buena oportunidad para tratar de brillar con luz propia, pero hoy en día ni siquiera estoy seguro de que eso tenga tampoco demasiado sentido. Y si no mirad al revuelillo que hay cada vez que Xiaomi organiza algún sarao para presentar unos móviles que es difícil encontrar fuera de China.

Pero como digo,  hoy varias de las grandes estarán volviéndonos locos a los que trabajamos en medios. LG, ASUS, Samsung y Sony tienen preparadas hoy sus respectivas keynotes, que se celebrarán en una franja de 12 horas frenéticas en las que todos los blogs de tecnología, las redes sociales y algún que otro medio generalista tendrán complicado decidir qué es importante y qué no, aunque finjan (finjamos) lo contrario. A mi me revienta especialmente la situación, y eso que como digo yo no estaré pendiente por mis niños.

¿Por qué esos fabricantes no se ponen de acuerdo y organizan esas keynotes al menos en días sucesivos? Suele ocurrir que el primer día de una feria es demasiado fuerte en novedades y el resto justo lo contrario: parece que ya no haya nada que contar tras ese atracón de anuncios de productos que nos van a cambiar la vida (o más bien, no). Lo ideal sería racionar un poquito esas dosis de información, algo que también haría más sencillo racionalizar el discurso y poner los puntos sobre las íes más a tiempo.

Pero claro, los fabricantes probablemente lo tienen todo muy bien atado: no nos dejan pensar demasiado en si sus productos aportan algo o no. Todos los medios -o la inmensa mayoría- tenemos prisa por ser los primeros y los mejores. Y como es difícil ser las dos cosas, al menos hay que tratar de ser los primeros. En mi opinión eso es un error, porque uno acaba convirtiéndose en un megáfono de mayor o menor potencia que solo hace que el mensaje suene más fuerte, pero no mejor. Y en esas estamos, gritando en lugar de pensar y luego hablar de forma sosegada.

Malditas prisas.

Imagen | Mike Fard

¿Quieres recibir un correo de aviso cuando publique nuevas entradas?

Standard

3 comentarios en “El CES y las prisas

  1. Es el único evento del mundo donde tienes a toda la prensa de tecnología de todo el mundo reunida, en un solo lugar. Normal que tengamos tantos eventos y “prisas”.

    Es relevante, sí, pero no como antes. Ahora hay mucha más competencia y por tanto, peores productos y demasiado donde buscar algo de calidad. Pero es la belleza del mundo de la tecnología, lograr descifrar que es mierda, que es pasable y que merece gastar el dinero.

    • Si si muy buena reflexion, imagino que se hace todo el mismo dia, porque así se ha venido haciendo, y porque al finalfinal el tiempo (en este caso el consumo/ismo) pone a las cosas en su lugar. Salud J

Comentarios cerrados