Tecnología

¿Quién se viene a comer?

Hace unos días Joel Spolsky -cada vez más célebre en el mundillo tecnológico- publicó un artículo en su blog llamado, sencillamente, Lunch (comida). La reflexión era una de esas tontadas que, no obstante, generan mucho debate. Se trataba de valorar si cuando uno come en el trabajo debe comer con sus compis de trabajo o no. Spolsky contaba su experiencia, y defendía la idea de que lo de ‘forzar’ las comidas entre los compañeros era lo más adecuado para fortalecer las relaciones entre el equipo, además de integrar a las nuevas incorporaciones que van llegando y que de otro modo pueden optar por quedarse fuera del grupo por timidez, por la actitud del grupo, o por una mezcla de ambas cosas.

El blog de Spolsky no permite comentar -curioso-, pero el debate se trasladó a Hacker News, donde decenas de lectores defendían y criticaban por igual los comentarios del autor. No he llegado a leerlos todos, pero había algunos realmente lúcidos. Por ejemplo: ¿debemos considerar la hora de la comida en el trabajo como tiempo de trabajo, o como tiempo libre? Por lo que yo sé, ese rato es tiempo libre, y por tanto uno debería poder hacer lo que quisiera con su tiempo a la hora de comer. Trabajar más y comer un sandwich, irse a comer al Ritz con el jefe, o comer un menú de 8,90 con los compañeros con los que realmente se lleva bien.

Seguramente Spolsky tenga las mejores intenciones del mundo: integrar a los nuevos lo antes posible, tratar de relajar posibles tensiones, y hacer que haya el mejor feeling posible. Pero es que en este tema entran demasiados factores en juego. Hay gente que tiene amigos en el trabajo – o casi- y por lo tanto puede disfrutar de las comidas con ellos. Otros muchos, creo yo, separan de forma clara su vida profesional de su vida personal, y mezclar una y otra no está entre sus objetivos. Así que forzar a esas comidas de trabajo es, creo yo, erróneo. Que cada uno haga lo que quiera con ese tiempo libre, ¿no?

Disclaimer: yo teletrabajo, así que hace tiempo que no tengo que enfrentarme a ese pequeño dilema, pero si estuviera en la posición de Spolsky, dudo que forzara a esas comidas de empresa. Puede que ayuden, sí, pero también pueden hacer que las tensiones que ya existían crezcan. Uf.

(Disclaimer: este es un borrador rescatado de nada menos que mayo de 2011 que me ha parecido curioso. Ahí queda).


Incognichollos

Esta es una selección con las mejores ofertas tecnológicas actualizadas casi diariamente, como expliqué aquí.

  • Xiaomi Air 12: el portátil “bajo de gama” de Xiaomi es una maravilla como ya visteis en el análisis, y sigue a precio brutal, 430 euros en GearBest con el cupón GB3RDAir12
  • Chuwi Hi12: el tablet convertible de Chuwi sigue siendo una buena alternativa ultra-barata a los Surface Pro de Microsoft. Con un Atom Z8350, Windows 10 y Android 5.1, pantalla 1440p, 4 GB de RAM y 64 Gb de capacidad, además de salida HDMI . Lo tenéis a 201,44 euros en GearBest con el cupón chuwiGB3RD03. Ni se os ocurra comprarlo sin el teclado, que está a 40,64 euros
  • Xiaomi Mi Mix: el súper-telefonazo de Xiaomi sin bordes y que ha conquistado a la industria y la crítica (en Xataka nos alucinó) está de rebajas, sobre todo ahora que se acercan los grandes competidores. Lo tienen a 576,87 euros en GearBest con el cupón MIXS.
  • Logitech K400 Plus: yo uso a diario el modelo “no Plus” y estoy encantado. Este es mucho mejor, y está a la mitad de precio chavales: 24,95 euros en Amazon (49% dto.)
  • NAS Xiaomi R1D AC WiFi: atentos a este NAS de lo más llamativo que además de ser un router con WiFi 802.11ac incluye (flipad) un disco duro de 1 TB. Yo ya tengo NAS y sabéis que lo adoro, así que no tardéis mucho. Ha bajado desde ayer, ahora está a 72,90 euros en GearBest. Uauh.
  • Xiaomi Mi Max 128 GB: este modelo cuenta con un Snapdragon 652 que cumple bien, pero atentos a esas 6,44 pulgadas (manos pequeñas no, gracias) y una batería inacabable. El precio, 247,22 euros en GearBest
  • Garmin Forerunner 235: el reloj con pulsómetro para deportistas, a buen precio: 234 euros en Amazon (33% dto.)
  • iPhone 7 32 GB: el modelo negro está a precio desconocido, el vendedor tiene muy buena reputación en eBay, así que si vais a por uno, gran opción: 535 euros en eBay (no es completamente nuevo, ojo).  Y si preferís un modelo aún más barato, el iPhone 6 reacondicionado está a 299 euros en eBay también.
  • Xiaomi Mi Note 128 GB: un superteléfono de este fabricante con 5,7 pulgadas “curvas” (no tanto como el S7 Edge), 6 GB de RAM, 128 GB de ROM, un Snapdragon 821 y una cámara de 23 Mpíxeles. Su precio, el más bajo de hace mucho, 487,47 euros en Banggood con el cupón KIMOVILNOTE2
  • Extensor WiFi Belkin: si no te llega bien la WiFi en casa, este aparatito podría darte bastante vidilla. A 17,90 euros en Amazon (49% dto.)
  • Xiaomi Mi5s 64 GB: con un Snapdragon 821 a tope, 6 GB de RAM y 64 GB de capacidad, lo tenéis a 244,14 euros en Banggood con el cupón XYmi5s64. 
  • Xiaomi Mi 5 64 GB: es la versión anterior con un Snapdragon 820, algo menos eficiente pero igualmente destacable. El precio es fantástico. De verdad. Pero de verdad de la buena. 210,60 euros en GearBest con el cupón mi5GB32
  • Xiaomi Redmi 4 32 GB: más modesto pero que se porta bien con su Snapdragon 625, sus 3 GB de RAM y sus 32 GB ampliables vía micro SD. A eso le añadimos la cámara de 13 Mpíxeles y una batería bastante brutal de 4.100 mAh y ale, a tirar millas. Buena opción sobre todo a este precio: 127,27 euros en GearBest con el cupón Redmi4R
  • Lenovo Ideapad 310-15ABR: un potente 15,6 pulgadas que puede ser buen acompañante incluso para jugones. La CPU es de AMD (un A10-9600P), pero además viene acompañada por 12 GB de RAM (ole), 1 TB de disco (lástima, nada de SSD), gráfica Radeon R5 M430 con 2 GB de VRAM, y una licencia de un año de Office 365. Nada mal por 499 euros en Amazon
  • Microsoft Surface Pro 4: mucho más llamativo por sus prestaciones es este tablet convertible que icluye el stylus, el teclado y la licencia de Office 365 de un año. Con un Core i5, 4 GB de RAM y 128 GB de SSD el producto está de promoción, 350 euros por debajo de su precio normal. Lo tienen en Amazon por 899 euros
  • Grabadora externa DVD-R CD-RW Topop: os aseguro que este periférico puede veniros muy bien en algún apuro (yo compré una hace poco), y a este precio tener un lector/grabadora de CDs y DVDs cuando ya es difícil acceder a equipos con esa opción integrada mola. Está a 11,04 euros en Amazon (68% dto.)
  • Sennheiser Momentum 2.0: auriculares de lujo a buen precio, 119 euros en Amazon (40% dto.)
  • Logitech G810 Orion Spectrum: el teclado gaming está de rebaja si lo compráis en Francia: en Amazon.fr está a 81,99 euros (en Amazon.es está a 135 euros). Los gastos de envío son mínimos, no es mala opción. 

¿Quieres recibir un correo de aviso cuando publique nuevas entradas?

Standard

4 comentarios en “¿Quién se viene a comer?

  1. Jaime dice:

    que te obliguen a comer con gente con la que no quieres estar, que siempre hay algun indeseable que por lo general suele ser el “lider” del grupo y al que los demás como borregos siguen, no es la mejor opción.

  2. Mesosoma dice:

    Esto es algo sólo aplicable a empresas tecnológicas.
    En otro tipo de empresas (administrativos, o servicios) este concepto de socializar en el almuerzo, o incluso el almuerzo mismo es inaceptable desde el punto del vista del empresaurio.

  3. esolano dice:

    Apoyo la opinión de que la hora del amuerzo es tiempo libre, y como tiempo libre uno debería poder elegir que hacer con él. Mi experiencia y lo que suelo aplicar mayormente es comer solo, me distrae, puedo pensar tranquilo sin sentirme forzado a entrablar conversación, aunque hay días donde me nace comer con compañeros que me agradan o me siento en confianza para tocar temas fuera del común laboral, lo importante acá es el poder elegir.

  4. Por experiencia propia trabajando con equipos en USA, su concepto de la hora de la comida es algo diferente al nuestro. En su caso, lo toman como parte del horario de trabajo (quitando el tiempo que gastan en bajar a por un sandwich o lo que vayan a comer) y utilizan ese rato para que alguno de ellos dé charlas técnicas o temas así. A mí me resulta bastante raro ver a todo el mundo comiendo mientras otro suelta un speech, pero será cuestión de mentalidades.

    En nuestra tierra la comida se trata como un evento más dedicado, y por lo tanto se tiende a considerar más “tiempo libre”.

Comentarios cerrados