Este fin de semana se han producido dos noticias que han dejado entrever una actitud sospechosa de Amazon hacia el Open Source. La empresa es uno de los ejemplos de como Linux y el Open Source pueden servir para desplegar servicios a gran escala con éxito, y de hecho Amazon hace uso tanto de Linux como de proyectos Open Source en todo tipo de campos.

Por ejemplo, Linux (aunque intentan ocultar esa información en muchos casos) gobierna sus servidores -tanto los de sus máquinas en el terreno de su tienda electrónica como en el de sus Web Services- pero es que además ese es el corazón del dispositivo de lectura de e-books más popular del mundo, el Kindle.

Lo curioso del caso es que Amazon recibe mucho del Open Source… pero no parece dar nada a cambio.

El tema no es nuevo, y ya lo comentaban en artículos como el de NetworkWorld de hace año y medio. Amazon debería contribuir al Open Source apoyando proyectos de los que se aprovecha o liberando código de mejoras de las que hace uso, pero no lo hace, y no es ni de lejos uno de los grandes contribuyentes a Linux o a proyectos Open Source a pesar de su interés en aprovecharse de las ventajas de esos proyectos.

La cosa se pone aún peor cuando Amazon no solo no contribuye al Open Source, sino que tampoco facilita el uso de sus servicios a usuarios de Linux. Lo contaba un usuario de la tienda online de Amazon.com que trató de descargar un álbum de música. Pagándolo, claro. Pero no pudo.

El cliente oficial de Amazon MP3 Downloader para Linux no ha sido actualizado desde hace dos años, pero hay otras alternativas. Sin embargo, dichas alternativas no lograron solucionar el problema, y por lo visto el usuario tuvo que comprar y descargar cada canción del álbum que le interesaba por separado, algo ridículo teniendo en cuenta que los usuarios de Windows o Mac OS X tienen clientes totalmente funcionales.

A este problema se le ha unido otro especialmente doloroso para la comunidad linuxera: el creador del Arch Linux Handbook, un manual para aprender a usar esta fantástica distribución, trató de publicar dicho texto en formato electrónico para usuarios del Kindle, pero al intentarlo recibió una negativa de Amazon. Primero, por tratarse de un libro que por lo visto no tenía un autor “verificable” -algo que este desarrollador explicó argumentando que él era el autor, pero que el libro se distribuía con la Free Documentation License- a lo que Amazon contestó bloqueando la posibilidad de distribuirlo en su tienda online con unos argumentos realmente sorprendentes:

Hemos revisado la información que nos ha proporcionado y hemos decidido bloquear estos libros y no venderlos en la Kindle Store. Los libros se parecen demasiado a contenido que está disponible libremente en la web y no creemos que Vd. tenga derechos exclusivos de publicación. Este tipo de contenidos pueden crear una experiencia de usuario pobre, y no se aceptan. Como resultado, hemos bloqueado estos libros y no se venderán en la Kindle Store.

Increíble, y lamentable por parte de Amazon o al menos de los responsables de Kindle Store, que no deben entender muy bien qué tipo de licencia es la que se usa en estos manuales. Sea como fuere, el Arch Linux Handbook puede descargarse en formato .mobi de forma totamente gratuita en este enlace, y con utilidades como Calibre uno puede pasarlo tranquilamente a formatos de todo tipo.  Pero eso da igual. Lo de Amazon es de traca.