Soy un firme defensor de la filosofía Open Source, pero eso no significa que no se puedan hacer críticas al estado de muchos desarrollos y proyectos que se basan en dicha filosofía. GNOME no es uno de ellos, desde luego: los desarrolladores de GNOME han logrado dar un giro de tuerca a un paradigma que parecía inamovible: GNOME Shell está tardando en cuajar, pero poco a poco va convenciendo, y su base, GNOME 3, trata de ofrecer todo lo necesario para que desarrolladores de este ámbito puedan contar con las mejores herramientas.

Obviamente, las cosas se ven distintas desde el otro lado de la barrera: uno de los desarrolladores de GNOME ha escrito un inquietante artículo llamado “Staring into the abyss” (“Contemplando el abismo”) en el que deja claro los graves problemas por los que atraviesa el proyecto GNOME: no hay suficientes desarrolladores dedicándole tiempo (GTK tiene una persona dedicada full-time, él mismo), no hay objetivos claros para el proyecto tras GNOME 3, y muchas distribuciones están optando por otras alternativas, sobre todo KDE, que tiene un halo de madurez y estabilidad ganado a pulso (aunque el lanzamiento de KDE 4.0 fue igualmente revolucionario y polémico).

Los comentarios en Hacker News y su post -con un par de desarrolladores de la empresa gallega Igalia, muy metida en este tema- son reveladores y dejan claro que efectivamente hay problemas de fondo en GNOME, algo de lo que probablemente hablen en las conferencias GUADEC 2012 que están teniendo lugar precisamente estos días en A Coruña.

En mi opinión GNOME efectivamente es un proyecto que hoy en día es demasiado ambicioso para los recursos (sobre todo en personas dedicadas al desarrollo) que tiene. La solución: eliminar proyectos paralelos de aplicaciones GTK derivadas. Epiphany es el mejor ejemplo: es un navegador interesante e ilusionante, pero no puede competir con Firefox o Chromium/Chrome, y no necesita hacerlo: los usuarios ya usan esos navegadores, que son Open Source (bueno, Chrome no) y que hacen innecesario en mi opinión diversificar unos esfuerzos que son ya demasiado reducidos.

Lo dijo Jobs, y tenía razón incluso en el caso de los proyectos Open Source. Centraos en lo que sabéis hacer mejor. Y eso es lo que necesita GNOME. Centrarse y seguir ofreciendo una base sólida. Ah, y otra cosa: lo que también necesita GNOME -aunque no lo estén haciendo mal del todo- son buenos diseñadores, como el resto de proyectos Open Source.