Hoy he hecho mis primeras pruebas reales con un lector de DNIe (DNI electrónico), algo que llevaba tiempo queriendo hacer desde que me lo saqué hace ya unos cuantos meses. Y lo cierto es que la cosa mola: el lector de Zaapa que me han mandado para probar en The Inquirer cuesta 20 euros -lo que cuestan otros dispositivos de este tipo-, y está diseñado para este tipo de tareas en las que uno puede usar su “identidad digital” para entrar en servicios de banca electrónica y, sobre todo, para realizar gestiones en organismos oficiales.

dnie-2

El caso más claro es el de la declaración de la renta. Se acerca el momento de entregarla, así que como aún no me habían mandado el borrador he visitado la página de la Agencia Tributaria para solicitar esa información. Puedes hacerlo mediante distintos métodos, pero el más cómodo es precisamente el de la utilización de tu DNI electrónico.

dnie-3

Eso sí, los primeros pasos son algo confusos porque los controladores que te incluye el dispositivo sólo sirven para el lector: tu carné de identidad necesita que descargues e instales unos controladores (Windows, GNU/Linux y Mac OS X compatibles) y certificado digital de forma separada, algo que explican muy bien en la página oficial del DNI electrónico en nuestro país.

zaapa-dnie

Con esas dos cositas y un reinicio (incluso en Windows Vista y Windows 7 Beta) se procede a la aceptación del certificado digital, que se queda “integrado” en tus navegadores -parece que Internet Explorer da más confianza, porque con Firefox he tenido problemas, vaya lata- para que cuando realizas gestiones en las que interviene el DNI electrónico no tengas nada más que hacer.

dnie

Nota importante: cuando te sacas ese documento te dan un PIN. Y no el típico PIN de teléfono de 4 números, no. Es un PIN en formato alfanumérico, con mayúsculas, minúsculas y números, bastante más seguro y que debes guardar a muy buen recaudo… o no olvidar. También puedes cambiarlo por algo que te resulte más fácil o familiar, pero como siempre en temas de contraseñas -sobre todo con este tema tan sensible- ve con mucho cuidado.

La verdad es que una vez está todo en marcha la cosa es muy cómoda, y las gestiones tradicionales que obligan a estar consultando rentas anteriores o números de referencia que ni sabes donde guardabas se simplifican. Veremos si poco a poco se va implantando el uso del DNIe, porque por el momento su aplicación práctica es, que yo sepa, muy limitada.