Cuando uno se va quedando sin espacio en disco duro toca liberar datos, y aunque hacer copias de seguridad en DVDs o discos duros externos es un método válido, antes tenemos que saber de qué datos nos vamos a deshacer. El proceso habitual es el de recorrer las particiones de disco con el explorador para ver si nos suenan datos que puedan ser borrados o incluidos en esa copia de seguridad, pero esta forma de trabajar es tediosa, y además, primitiva teniendo en cuenta las opciones que hay disponibles. Uno de los problemas más importantes al realizar estas comprobaciones es que Windows no indica el tamaño de carpetas y directorios. Para saber cuánto espacio ocupa una carpeta tenemos que acceder a sus propiedades, lo cual es un rollo hacer en el caso de lidiar con muchos directorios. Para evitar esto tenemos dos opciones: o bien acudimos a herramientas y utilidades que indiquen el tamaño de esas carpetas en modo texto, o acudimos a las aplicaciones de visualización de espacio en disco.

El post me ha salido bastante largo y no quiero que ocupe toda la página principal del blog, así que mejor que si queréis seguir leyendo, ya sabéis…

Obviamente existen alternativas al explorador de Windows que sí indican el tamaño de las carpetas – a mí me gusta Directory Opus, pero claro, esta era una utilidad clásica en mi entrañable Amiga 1200 – pero también es posible instalar pequeñas extensiones como FolderSize que una vez en marcha irán actualizando el tamaño de las carpetas, aunque parece que no cachean estos valores y cuando volvamos a entrar en cualquier ruta con carpetas volverá a calcular el espacio de todas ellas, algo ineficiente y molesto a medio plazo. Otros programas que tienen esta característica de cálculo de carpetas son ExplorerXP y cómo no, TotalCommander, una verdadera leyenda que sigue mostrando sus virtudes.

Yo no duré mucho con ese método, y ahora hago uso de las herramientas de visualización de espacio en disco. Estas utilidades permiten echarle un vistazo al disco duro de forma visual, y nos muestran con una representación clara qué contenidos ocupan más y cuáles ocupan menos. Además diferencian los tipos de fichero con distintos colores (según las extensiones, las de vídeo en un color, las de imagen en otro, etc.) y en todo momento permiten comprobar cuánto ocupa el directorio raíz que las contiene. Hay un proceso previo de ‘escaneo’ de la partición o particiones previas que queremos analizar, pero una vez realizado estas utilidades son una verdadera maravilla para poder saber qué ficheros están robándonos demasiado espacio, e incluso nos permitirán localizar esos contenidos gigantes que teníamos olvidados en alguna carpeta perdida.

Todos estos desarrollos tienen un principio común: los llamados mapas en árbol o ‘TreeMaps‘ de los que hay extensa información en un documento sencillamente excepcional de la Universidad de Maryland que hace un repaso a estas representaciones de datos. Se trata más bien de un whitepaper académico, pero tanto los que estén acostumbrados a leer estos documentos algo técnicos como para los que no, el repaso a ese enlace es fundamental si queréis ahondar en estas representaciones. Una de sus últimas aplicaciones es el fantástico NewsMap, que organiza las noticias de Google en formato TreeMap. Sus responsables vieron cómo su idea fue muy comentada en Slashdot y desde luego es una forma muy interesante de acceder a todo tipo de información, incluidos los titulares del día, como demuestra NewsMap.

Existen varias herramientas disponibles con este propósito, así que haré un repaso por las que conozco y he descubierto tanto en Windows como en Linux:

Windows

1. WinDirStat: Mi preferida, quizás por ser la que utilicé desde un principio. Esta utilidad GPL – código disponible, por supuesto – ofrece el aspecto tradicional de estas soluciones: una parte superior con la jerarquía de directorios a modo de explorador de archivos, pero con el tamaño de cada carpeta y subcarpeta siempre indicados, mientras que en la parte inferior está la representación visual de esos datos, sobre la cual es posible hacer zoom para ir entrando o saliendo de carpetas que se marcan como áreas en la representación visual. Una verdadera maravilla, funcional y muy rápida. Como comenta su autor en el útil blog de la aplicación, también es compatible con Windows Vista.

2. JDiskReport: en esta ocasión nos encontramos con una herramienta Java – o sea, multiplataforma, mientras tengamos la JVM instalada – que sirve más bien para generar un informe de qué tipo de información es la que más (o menos) ocupa, con distintos tipos de gráficas, como el diagrama ‘pie-chart‘ (circular) o el diagrama de barras. No parece que esté tan indicado para detectar ficheros concretos, sino más bien grupos de datos de un tipo en concreto. Otro proyecto similar en Java, pero más cutre y abandonado es SpatialTree, que podéis ejecutar desde el navegador y que da un resultado algo pobre, pero que está Java y que resulta curioso de ver funcionar.

3. Disktective: Muy similar al anterior, pero no es Java, y aunque no es Open Source al menos es Freeware (“¡herejía!“, clamaría Stallman), así que cualquiera puede echarle un vistazo. La interfaz es un poco más sosaina que los anteriores, pero aún así es otra opción interesante.

4. SequoiaView: El proyecto parte de la Universidad de Eindhoven que hace uso de una técnica ligeramente distinta llamada Cushion TreeMaps, que se puede activar para ver la visualización de una forma distinta – como en ‘tiras’ más que en rectángulos, y que a mí no me convence. Además dispone de características interesantes, como excluir ciertos tipos de archivo o incluirlos, para realizar estudios más detallados. Eso sí, no hay vista del explorador de archivos, una desventaja.

5. OverDisk: Aunque la representación de este programa es realmente peculiar - con unos anillos concéntricos que aumentan de superficie según la jerarquía de directorios – y resulta más difícil de comprender e intepretar inicialmente, OverDisk dispone de algunas características realmente destacables como la visualización del espacio físico, lógico e incluso del espacio desperdiciado del sistema de ficheros. Incluso permite generar informes con el porcentaje de ficheros que están en cierto rango de tamaño, pero lamentablemente no distingue ficheros por su tipo, una característica deseable que no he encontrado. Realmente chula, la verdad.

Linux

En mi sistema operativo favorito las opciones también son numerosas, y aunque los puristas presuman de usar el famosísimo comando ‘du‘ para averiguar este tipo de datos, vuelvo a afirmar que ver estos datos en pantalla a través de una representación gráfica puede ahorrar mucho tiempo. Acabo de encontrar un par de enlaces (uno en español, otro en inglés) con varios desarrollos entre los que están los que ya tenía en mente, así que ahí va adaptación:

6. GdMap: Muy similar a WinDirStat, aunque para Linux y sistemas POSIX (es decir, BSD/Un*x) que muestra los ficheros en cuadrados de mayor o menor tamaño según lo que ocupen en disco, además de diferenciarlos con colores distintos según el tipo de fichero.

7. Baobab: programada con las librerías GTK+ – o sea, GNOME forever – esta pequeña utilidad forma parte desde hace tiempo del paquete gnome-utils, así que si alguna vez habéis utilizado el llamado Disk Usage Analyzer, habréis utilizado en realidad un desarrollo cuya nombre original era este.

8. KDirStat: Responde exactamente a la misma necesidad, aunque esta vez está orientada al entorno de escritorio KDE, aunque funciona en cualquier entorno de ventanas. Parece un poco más cutrilla, y su desarrollador reconoce abiertamente que se basó en WinDirStat para llevar esa aplicación Windows a Linux. También dispone de los Cushion TreeMaps que tenía Sequoia, pero como dije anteriormente la típica representación por rectángulos y colores me parece más comprensible en primer término.

9. FileLight: Utiliza una representación similar a OverDisk para Windows, pero en este caso la aplicación directa de esos datos para saber qué cosas podemos borrar es algo más confusa que el planteamiento tradicional de los TreeMaps basados en rectángulos. Es un poco básica, pero aún así resulta destacable.

10. KleanSweep: más que visualizador, este programa se encarga de localizar datos que no sirven de nada de forma que podamos liberar espacio en disco. Con él es posible cargarse ficheros vacíos, copias de ficheros inútiles, ejecutables defectuosos, y ficheros ‘huérfanos’ (aquellos que no se encuentran en la base de datos DPKG), de modo que resulta un complemento útil para estas soluciones. Puede que no sea una herramienta pura de visualización, pero el propósito final de estas – localizar ficheros que no sirven para liberar espacio en discos – es un buen motivo para incluir esta pequeña utilidad.

Actualización (26/11, 21:15): En los comentarios ya hay un par de novedades que no conocía. La primera, para Windows, SpaceMonger, un programa que llevaba un montón sin actualizar su última versión – la 1.4 – y que ahora parece que ha tomado de nuevo algo de fuerza, aunque la representación gráfica es algo pobre comparada con otros desarrollos. La otra novedad es para Linux, y se trata de FSView, que en realidad es un complemento del explorador/navegador de archivos Konqueror y que permite ofrecer una nueva vista de archivos en forma de TreeMap. El resultado tampoco es que sea muy vistoso, pero su inclusión de serie en KDE es destacable.