Por temas de trabajo hace tiempo tuve que ingeniármelas para montar un servidor Web en mi máquina para poder probar algunas aplicaciones (en especial, sistemas CMS). Los requisitos habituales (Apache, Perl/PHP, MySQL) me hicieron pensar con pereza que la tarea me iba a llevar más tiempo e investigación de la que hubiera deseado, pero estaba equivocado. Navegando por la red me encontré con unos cuantos proyectos realmente destacables que te permitían instalar estas plataformas de forma transparente y con una efectividad sorprendente. XAMPP, PHPTriad o YAWAMP me parecieron buenas opciones.

Al final terminé decantándome por XAMPP, un proyecto que demuestra la potencia de los proyectos con licencia GPL. Es la que actualmente utilizo para diversas pruebas tanto personales como profesionales y estoy encantado de la vida con este desarrollo. La descarga de 30 Mbytes sorprende por lo mucho que proporciona: además de Apache, MySQL, PHP y Perl, el proyecto instala el servidor FTP de Filezilla, OpenSSL, el servidor de correo Mercury y algunos componentes más que completan un paquete sobresaliente. Pero lo más impresionante es precisamente su instalación y puesta en marcha. En cinco minutos dispones de todo preparado, con un icono en el escritorio que lanza el centro de control de XAMPP. Desde ese centro de control puedes iniciar, detener o administrar cualquiera de los cuatro módulos disponibles (Apache, MySQL, Filezilla Server y Mercury).

Lo normal es activar los dos primeros, lo que permitirá que desde cualquier navegador tecleemos la eterna IP local (http://127.0.0.1, o bien http://localhost) y accedamos a la verdadera interfaz de la aplicación, desde la cual tendremos acceso a nuestras bases de datos MySQL a través del (para mí) imprescindible phpMyAdmin, al módulo de estadísticas Webalizer, o a la configuración de los servidores FTP y de correo. El establecimiento de la seguridad es otro de sus puntos destacables, y a partir de aquí montar un sistema CMS como WordPress para hacer pruebas es la mar de sencillo. Sin duda, toda una joya que está disponible tanto en versión Windows como en Linux. Incluso existe una beta para Solaris/SPARC, mientras que los usuarios de Mac tienen una buena alternativa en MAMP. Evidentemente, siempre puedes hacer las cosas de forma independiente, y existen buenas guías como la publicada recientemente en esta página.